Dermatología médico-quirúrgica

La dermatología médico-quirúrgica incluye el abordaje de una amplia variedad de afecciones cutáneas , algunas de las cuales pueden requerir tratamiento quirúrgico. Estas condiciones incluyen:

Lesiones cutáneas sospechosas: Si tienes una lesión o crecimiento anormal en la piel que causa preocupación, la dermatología médico-quirúrgica puede ayudar a realizar biopsias o extirpar quirúrgicamente estas lesiones para su análisis patológico.

Tumores benignos y malignos: Los tumores cutáneos, ya sean benignos o malignos, pueden requerir cirugía para su eliminación. La dermatología médico-quirúrgica se especializa en el tratamiento de condiciones como los carcinomas basocelulares, carcinomas de células escamosas y melanomas.

Quistes y lipomas:  Los quistes y lipomas son crecimientos benignos de tejido en la piel que pueden volverse molestos o dolorosos. La cirugía dermatológica puede eliminar estos bultos de forma segura y efectiva.

Cicatrices y marcas: Si tienes cicatrices o marcas que te preocupan, la dermatología médico-quirúrgica y estética pueden ofrecerte opciones de tratamiento para mejorar su apariencia. Esto puede incluir técnicas de cirugía reconstructiva o procedimientos estéticos como el microneedling o el láser.

Enfermedades de la piel: Algunas enfermedades cutáneas pueden requerir tratamientos quirúrgicos específicos para su manejo y control.

 

La dermatología médico-quirúrgica es una especialidad que combina conocimientos dermatológicos con habilidades quirúrgicas. A través de procedimientos quirúrgicos seguros y efectivos, podemos tratar diversas afecciones de la piel. Ya sea que necesites la extirpación de una lesión, la corrección de una cicatriz o el tratamiento de enfermedades cutáneas, estoy aquí para ofrecerte soluciones personalizadas.

Mi objetivo principal es brindarte la mejor atención posible. Me enorgullece ser reconocida por mis pacientes como una profesional empática, cercana, segura y comprometida. Trabajaré estrechamente contigo, explicándote detalladamente las opciones de tratamiento disponibles y resolviendo todas tus dudas para que tomes decisiones informadas sobre tu salud y bienestar.

 

Servicios de unidad clínica

Cirugía

La dermatología es una especialidad médico- quirúrgica, y los dermatólogos no solo nos encargamos de diagnosticar de forma precisa las lesiones cutáneas con nuestro dermatoscopio, sino que también las operamos. Eliminamos tanto lesiones benignas (fibromas, queratosis seborreicas, etc) por motivo estético, como lesiones malignas que se deben extirpar por necesidad. Tratamos de dejar la menor cicatriz posible, que además posteriormente podremos tratar con procedimientos como el láser.
Algunas lesiones se pueden eliminar con procedimientos menores como: crioterapia, electrocoagulación o afeitado (shave).

Cáncer de piel

Este tipo de cáncer es uno de los más frecuentes en el ser humano. La prevención y el diagnóstico precoz son claves en el pronóstico de estos tumores. Algunos pacientes presentan lesiones llamadas queratosis actínicas que es una forma de precancer que podemos tratar con terapia fotodinámica o con tratamientos domiciliarios.

Los tipos más frecuentes son:

  • Melanoma: El más agresivo (puede dar metástasis). Los dermatólogos recomendamos la exploración periódica de los lunares para diagnosticarlo de forma precoz.
  • Carcinoma Espinocelular : Es el segundo tipo de tumor de piel más frecuente. Aparece típicamente en el borde de la oreja, la cara, los labios y la boca.   Este cáncer si evoluciona puede metastatizar.
  • Carcinoma Basocelular : Es el tipo de cáncer de piel más frecuente. Suele desarrollarse en pacientes de piel clara, pelo claro y que se queman con facilidad. Aparece generalmente en cabeza y cuello y ocasionalmente en tronco.   Crece lentamente y no metastatiza, pero puede tener un comportamiento infiltrativo y destructivo, por lo que debe tratarse.

Manchas

 

Las manchas deben ser diagnosticadas por un dermatólogo ya que lo que, en principio, parece una simple mancha solar podría ser un melanoma en fase inicial.

Una vez confirmado que la mancha es benigna podemos tratarla por motivos estéticos.

Las manchas benignas más frecuentes son los lentigos solares y el melasma (cloasma).

Para los lentigos solares el tratamiento más recomendado es el láser.

El melasma son manchas oscuras que en general aparecen en la cara, siendo más frecuente en mujeres. Se debe a factores genéticos y hormonales, tales como el embarazo, el consumo de anticonceptivos orales, disfunciones tiroideas… agravados por la exposición a la luz solar (empeora en primavera y verano). Se trata de manchas bastante difíciles de eliminar, por lo que es especialmente importante incidir en la prevención y en el tratamiento por parte de dermatólogos expertos. Podemos utilizar una combinación de tratamientos para tratarlo: Peelings despigmentantes, despigmentantes tópicos , microneedling , mesoterapia , medicación oral, etc

Acné 

Una de las patologías más frecuente. Afecta a la gran mayoría de adolescentes (entre 80%-90%) y a un reducido porcentaje de adultos (aproximadamente un 10%). No sólo tratamos el acné sino que buscamos la causa y la resolvemos en el caso en los que sea posible.

El diagnóstico del acné es clínico, aunque puede precisar un estudio analítico hormonal, especialmente en el caso del acné de la mujer adulta.
El tratamiento será individualizado, pudiendo utilizar cremas, pastillas, peeling, láser, etc.
Además los dermatólogos podemos tratar a posteriori las cicatrices antiestéticas que quedan como secuela.

Rosácea

La rosácea es una enfermedad de carácter inflamatorio que cursa a brotes, que suele afectar a la piel de la cara (barbilla, frente, mejillas y nariz) donde aparecen lesiones inflamatorias. Es más frecuente en mujeres de mediana edad. A veces se acompaña de piel sensible/reactiva o de dilataciones venosas llamadas telangiectasias. Ofrecemos tratamientos orales, tópicos o láser para su tratamiento. Éste variará en función del tipo de rosácea que predomine en el paciente, logrando además en muchos casos evitar nuevos brotes a lo largo de la vida

Alopecia

La pérdida de pelo es un problema muy frecuente, y puede estar ocasionada por multitud de causas. Para evitar que la alopecia progrese es necesario un diagnóstico temprano, y comenzar con los tratamientos específicos lo antes posible. Existen múltiples tipos de alopecia: alopecia androgénica, alopecia areata, efluvio telógeno, alopecia frontal fibrosante, liquen plano…Algunas de ellas son cicatriciales (irreversibles)pero si las diagnosticamos precozmente podemos frenar su progresión. El dermatólogo es el especialista encargado de diagnosticarlo y tratarlo. Algunos de los tratamientos que utilizamos son : Fármacos orales, suplementos nutricionales, mesoterapia capilar, bioestimulación con plasma…

Patología de las uñas y mucosas

La Dermatología también se encarga de la salud de las uñas y de las mucosas. Algunas patologías de las uñas son la infección por hongos, la uña encarnada, la psoriasis o los tumores ungueales. Los problemas ungueales pueden estar relacionados con otras enfermedades sistémicas, que generalmente tienen una larga evolución y su valoración es compleja. En las mucosas, tanto la del interior de la boca como la de los genitales, hay varias enfermedades que deben ser identificadas y tratadas correctamente. En mujeres es frecuente la presencia de liquen escleroatrófico, una enfermedad que va atrofiando lentamente la piel de la vulva si no se trata de forma adecuada.

Infecciones de piel

Las infecciones pueden ser causadas por:

  • Bacterias: impétigo , sífilis, forúnculos…
  • Virus: verrugas, herpes…
  • Hongos: tiña, candidiasis, pie de atleta, onicomicosis…
  • Parásitos: piojos, sarna….

El tratamiento dependerá del tipo de infección y la gravedad de la misma.

Cicatrices y estrías

Las cicatrices aparecen como consecuencia de procesos (acné, traumatismos, quemaduras…) o cirugías que afectan a nuestra piel. Se tratan en general por motivos estéticos.

Por otro lado, las estrías son un tipo de cicatriz del tejido conjuntivo de la dermis, que afecta y preocupa tanto a hombres como a mujeres.  Suelen afectar a zonas como glúteos, pecho, abdomen, etc.

Para el abordaje de ambas entidades contamos con múltiples técnicas: láseres ablativos, láseres fraccionados, láser vascular, factores de crecimiento, rellenos, microneedling, cirugía…

No todas las cicatrices son iguales ni tienen una misma causa por lo que el dermatólogo debe individualizar el tratamiento a seguir con cada paciente.

Hidradenitis supurativa

La hidradenitis supurativa es una enfermedad  inflamatoria crónica multifactorial muy compleja, en la que aparecen nódulos, fisuras y cicatrices en axilas, ingles u otras localizaciones, afectando (a veces de forma severa) la calidad de vida del paciente. Podemos abordarla con tratamiento médico, láser y otras medidas generales.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es un trastorno frecuente caracterizado por una piel extremadamente sensible debido a una barrera cutánea alterada, lo cual provoca el enrojecimiento y el picor de la piel. Aunque es típica en los niños, puede aparecer a cualquier edad. Es frecuente su asociación con asma o rinitis alérgica.

Eccemas

El eccema o dermatitis engloba varios procesos inflamatorios caracterizados por enrojecimiento, edema, vesículas, escamas y engrosamiento de la piel (según la fase del eccema agudo/crónico). Suele acompañarse de picor. La intensidad del picor y la extensión del proceso variará según las causas que hayan originado el eccema.

Es importante determinar el “apellido” de la dermatitis que es el que nos indica la posible causa: irritativa, alérgica, endógena, atópica, seborreica…

La dermatitis alérgica de contacto está ocasionada por la exposición a una determinada sustancia (alérgeno), al cual ha habido una sensibilización previa. El diagnóstico de este tipo de dermatitis se realiza mediante pruebas epicutaneas (de contacto), que consisten en aplicar en la piel unos parches con los alergenos sospechosos. Los parches se colocan en la espalda durante unas 48h. Se realiza una valoración a las 48 y 72 horas. La prueba es positiva si aparece un pequeño eccema que reproduce la erupción cutánea en la zona donde se ha aplicado el parche.

Psoriasis

Una de las enfermedades inflamatorias de la piel más frecuentes del adulto. Aparecen placas con escamas blancas, engrosadas, especialmente en codos, rodillas, cuero cabelludo, manos, pies y uñas, aunque puede afectar otras zonas. En muchos casos puede ir asociada a otras patologías como artritis, síndrome metabólico, etc. El abordaje debe ser total en cada paciente, no sólo tratamos el problema de piel sino todas las patologías que pueden asociarse a la psoriasis. Dependiendo de cada caso usaremos tratamientos tópicos, orales, fototerapia o inyecciones subcutáneas.

Vitíligo

El vitíligo es una alteración de causa autoinmune caracterizada por la aparición de manchas blancas en la piel. Afecta aproximadamente al 1% de la población, tanto hombres como mujeres, y puede debutar en cualquier momento, aunque es más frecuente antes de los 20 años de edad.
Estas manchas pueden localizarse en cualquier parte del cuerpo, aunque las zonas más habituales son: la zona de alrededor de los ojos o de la boca, las axilas, los codos, las muñecas, las manos, los dedos, las rodillas y, en general, cualquier área donde la piel esté sometida al roce repetido…
Suele conllevar un notable impacto estético y emocional para el paciente, y en muchos casos desemboca en ansiedad y depresión. Se incluye dentro de la categoría de dolencias que más repercusiones negativas tiene en la vida cotidiana.

El diagnóstico en clínico, pudiendo utilizarse la luz de Wood que hace muy evidente las lesiones. Se solicita estudios analíticos para descartar procesos autoinmunes que pueden estar asociados al vitíligo, especialmente de tiroides.  

Dermatología pediátrica

La Dermatología pediátrica es una subespecialidad de la Dermatología y se encarga del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cutáneas en la infancia. Hay enfermedades de la piel características y exclusivas de la edad pediátrica (neonatos, infancia y adolescencia), que requieren tratamientos específicos. Algunos ejemplos son: costra láctea, papilomas(verrugas), moluscos, dermatitis atópica, hemangioma, acné del adolescente, etc

Hiperhidrosis

La hiperhidrosis es una patología en la que existe una sudoración excesiva y patológica (sin necesidad de ejercicio ni altas temperaturas).
Se puede manifestar en toda la superficie corporal o localizarse solo en una zona del cuerpo (focal), como pueden ser las palmas de las manos, la planta de los pies o las axilas. Puede afectar psicológicamente al paciente, influyendo en su vida laboral y social.
Disponemos de diversos tratamientos para combatirla:
Medicación oral, tópicos, iontoforesis, toxina botulínica, cirugía etc.

Enfermedades de transmisión sexual

Incluye diferentes infecciones como: Sífilis, VIH, uretritis, condilomas (VPH), herpes simple, Chlamydia, gonorrea, ladillas, entre otras. Si se reconoce algún síntoma (herida oral o genital, secreción vaginal o uretral,  erupciones en palmas o plantas o verrugas) o han tenido relaciones sexuales sin protección fuera de la pareja es necesario acudir lo antes posible al médico de cabecera, a un centro especializado en ITS, o a un dermatólogo. 

Melasma - AntesMelasma - Después

Tratamiento de melasma

Melasma - AntesMelasma - Después

Tratamiento de la alopecia

Accesibilidad